Cuando los sueños se cumplen y las sincronicidades ocurren

Después de años queriendo tomar un descanso laboral para viajar, finalmente el sueño se ha cumplido. Estoy en la India, iniciando My indian adventure!

El proceso ha sido largo, y en algún momento angustioso. Cuando no ves en un futuro relativamente cercano que se pueda realizar el sueño ni tampoco sabes cuál es el camino para conseguirlo, aparecen todo tipo de inseguridades, nervios, preguntas existenciales, rabia,  incluso envidias y comparaciones innecesarias.

Mirando atrás me doy cuenta de que éste ha sido mi camino y así tenia que ser, aunque ahora veo muy claro que el sufrimiento es innecesario. He pasado por las fases que necesitaba para llegar a este momento, ni más ni menos. Incluso el sufrimiento durante el proceso forma parte de la experiencia y del aprendizaje.  He aprendido lo importante que es cultivar la paciencia, perseverancia y la confianza en que las cosas saldrán dejando de lado cualquier tipo de sufrimiento.

Recuerdo sentimientos de desesperación dudando si para poder viajar durante una temporada tenía que entrar en juego la decisión de dejar mi trabajo, una decisión que se me hacía demasiado dura y difícil. Finalmente he encontrado una solución por el camino del medio, recordando a Budha… Sin dejar el trabajo puedo disfrutar de dos meses de mi aventura. Y, aunque no es todo el tiempo que quería en un principio, dos meses son más de lo que he tenido nunca durante mi recorrido laboral! Tal vez hace 12 años que no tengo más de 3 semanas de vacaciones, así que dos meses ya es una novedad y me permite tener la experiencia que buscaba.

Los sueños cumplidos y el muro de las creaciones

Durante los últimos meses he empezado a cumplir sueños, o también podría llamarlos objetivos. En mi casa tengo una pared que la llamo el muro de las creaciones, donde escribo a modo de titulares y reflejo con fotos las cosas que me gustan, que me hacen feliz y las que quiero conseguir. Así cada día puedo recordar cuál es el camino que quiero seguir sin perderme en las confusiones del día a día.

Varias de las cosas que tengo en el muro de las creaciones ya se han hecho realidad, y por supuesto, varias fotos de mis objetivos están relacionadas con el viaje que ahora estoy emprendiendo.

¿Cómo he llegado a este punto? Pues el camino ha sido largo, y no podría establecer una regla matemática de cómo ha sucedido, ya que  a veces es complicado relacionar los hechos que poco a poco te van llevando a otros y finalmente llegas a la meta.

Podría decir que he sido perseverante en lo que quería hacer y he enfocado mis esfuerzos y mi tiempo en ello. Y muchas cosas al final suceden sin que nos demos cuenta. Es aquí donde entra en juego la sincronía. Por una parte tenemos que actuar en la dirección que deseamos, eso sería la perseverancia, teniendo mucha paciencia y sin estar pendiente de los resultados. Y por otro lado confiar en que las sincronicidades sucederán y los deseos se cumplirán. A veces hay hechos que no dependen de nosotros directamente, así que solo podemos confiar en que sucederán (¡y por supuesto también podemos visualizar que sucederán!)

¿Cómo ocurren las sincronicidades?

Primero de todo debería definir sincronicidad. El ejemplo más sencillo sería el siguiente. ¿Te ha pasado alguna vez que has pensado en alguien que hace mucho que no ves y al cabo de poco tiempo te ha llamado por teléfono o te lo has encontrado? Y te dices a ti misma: qué casualidad. ¿O que necesitabas algo y por casualidades de la vida alguien te lo ofrece? Pues eso no es casualidad, es causalidad.

Sincronicidad y causalidad son conceptos complejos de explicar e involucran creer que hay algo más grande que nosotros que rige la vida, podemos llamarlo la madre naturaleza, el universo, el Todo o incluso Dios (sin tener que relacionarlo con el Dios cristiano de barbas blancas que castiga.) Sería como un orden universal que pone las cosas en su sitio.

Hace varios años que conozco estos conceptos y es justo ahora que empiezo a entenderlos y experimentarlos, a pesar de esto no tengo todos los argumentos para explicarlo de forma comprensible. Tal vez aún me quede mucho por entender o tal vez no sea necesario explicarlo con la razón.

Podría relacionar la sincronicidad con la intuición. Hay algo dentro que nos da respuestas y nos guía, y este algo, que podemos llamarlo intuición, está conectado con el universo que es el que hace realidad las sincronicidades.

Ahora mismo la mejor forma que tengo para explicarlo es mi propia experiencia. Cuando estás conectada contigo misma, con lo que hay dentro de ti que te dice cuál es el camino y confías en ti, las cosas suceden.

En los viajes que realizo sola experimento sensaciones muy profundas y es cuando mejor siento la conexión con ese “todo” que me ayuda a que las cosas sucedan y me guía en el camino. Cuando viajo sin tener un plan fijo, necesito estar más atenta a las sincronicidades y escuhcar las pistas que van apareciendo y sobretodo tengo mi escucha interna a pleno rendimiento. Vale, tal vez no al 100% aún, pero puede que un 80%. ¡Aún estoy aprendiento! 🙂

Es cierto que no solo siento la conexión cuando viajo, también veo cuáles son los siguientes pasos a realizar durante mi vida rutinaria, pero puede que de forma más lenta, ya que el esfuerzo de ver señales es mayor cuando estoy en la zona de confort y la mayoría de cosas son predecibles y controlables.

Por ejemplo, quería viajar por varios países del mundo buscando pistas sobre la felicidad, sin tener claro cuándo ni cómo, pero quería que fuera este año. Para las vacaciones de verano, estábamos planeando con mi pareja un viaje de turismo por México, pero por razones ajenas a mí, al final no hemos podido hacer el viaje. Tengo que confesar que, sin saber porqué, tenia la impersión de que no haríamos ese viaje. ¡Y no porque no me apeteciera viajar con mi novio!¿Fue una casualidad que él no pudiera viajar? Pues ahora estoy convencida de que no.

Estuve buscando alternativas de viaje para hacer yo sola pero ninguna me convencía, hasta que me planteé negociar dos meses de permiso en el trabajo para realizar mi viaje de fantasía.

Llegar hasta esta decisión me costó dolores de cabeza, lágrimas, la práctica de yoga nidra, terapias relacionadas con energía y otras cosas que involucraron un trabajo interior muy interesante (que tal vez explique otro día en detalle).

Lo curioso del proceso es que los más difícil fue encontrar seguridad en mí para pedir los dos meses, ya que una vez lo hice, las cosas fluyeron muy fácillmente. Hasta fue tan fácil que no me lo creía. Antes de cantar victoria quería estar segura de que realmente mi viaje se haría realidad. Incluso después de comprar el billete de avión no me lo acababa de creer. De hecho, creo que escribiendo esto aquí en la India empiezo a darme cuenta de lo potente que es nuestra voluntad, que es posible hacer realidad nuestros sueños,  ¡y que ahora mismo estoy cumpliendo uno de ellos!

Celebra tus sueños cumplidos

Tengo que agradecer a mi novio que me hace valorar y recordar que las cosas que deseo se van cumpliendo. A veces sale a flote mi auto-exigencia que me impide celebrar mis éxitos.  Tener consciencia de los progresos es importante para no encontrar un vacío después de conseguir algo.

¿Qué pasa cuando alguien gana la lotería? ¿O cuando gana un gran campeonato? ¿O cuando consigue un aumento de sueldo?

Una vez hemos conseguido algo, en realidad, seguimos siendo la misma persona, hay algo interior que nunca cambia. Nos pensamos que encontraremos la felicidad una vez hayamos conseguido lo que queriamos, pero una vez llegamos ahí, parece que nada ha cambiado. Podemos caer en la necesidad de querer más: más dinero, más placer, más diversión, un coche más grande, una casa más cara, más amigos… Puede aparecer el monstruo de la inconformidad y la insatisfacción.

 Tanto si recibimos algo pequeño como si conseguimos un gran objetivo, debemos ser conscientes de ello y agradecerlo profundamente. El sentimiento de agradecimiento es clave para seguir en armonía y que sucedan las sincronicidades. No debemos dar las cosas por sentadas, todo es un regalo, y como tal conviene agradecerlo. ¿Verdad que si para tu cumpleaños pides un regalo concreto y luego te lo traen das las gracias? Pues lo mismo. Si tienes un deseo, pídelo y cuando se te cumpla, agradécelo de corazón.Ahora que me doy cuenta de que estoy realizando mi sueño, así que es el momento de agradecerlo, ¡en realidad aún no lo había hecho!

¡Hasta la próxima sincronizidad!

 

(Post original publicado en Vidas de Fantasía)

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: